Demian

Historia de la juventud de Emil Sinclair

Herman Hesse

Por Adriel Olórtegui Yzú

Novela corta cuya lectura la realicé en la adolescencia-juventud, cuando iniciaba mis estudios universitarios. Marco mucho de mi pensamiento y forma de creer y ver la vida. La prosa profunda, suave y sutil de Hesse, se impregno en mi alma y ese recuerdo es imperecedero.

Aún siento el impacto de una frase en la introducción del libro:

Si no fuéramos algo más que individuos aislados, si cada uno de nosotros pudiese realmente ser borrado por completo del Mundo por una bala de fusil, no tendría ya sentido alguno relatar historias. Pero cada uno de los hombres no es tan sólo él mismo; es también el punto único, particularísimo, importante siempre y singular, en el que se cruzan los fenómenos del Mundo, sólo una vez de aquel modo y nunca más. Así, la historia de cada hombre es esencial, eterna y divina, y cada hombre, mientras vive en alguna parte y cumple la voluntad de la Naturaleza, es algo maravilloso y digno de toda atención. En cada uno de los hombres se ha hecho forma el espíritu, en cada uno padece la criatura, en cada uno de ellos es crucificado un redentor.

Esta es una de las reflexiones que más recuerdo de este libro: la unicidad y por lo tanto el inconmensurable valor de cada vida.

Si esta reflexión te ha conmovido mínimamente, entonces leer Demian, será un descubrimiento.

Mi sentir 

Fue mi primera lectura de Herman Hesse, que se convirtió en mi autor favorito de aquella época de mi vida. Sigue siendo un ícono de la literatura para mí, pero a estas alturas de mi vida, obviamente no es el único.

Fue un libro que marcó mi adolescencia, un descubrimiento de percepciones y perspectivas, que aún reverberan mi alma, mi sentido humano.

Cuatro ideas centrales se marcaron en mi mente con Demian.

  1. La unicidad de cada persona y por ello el valor de cada vida. Como Hesse plasma en su novela, cada ser humano es la confluencia única de tiempo, materia y vivencias, es por ello que cada vida es única y valiosa. Mi mente lo resumió con una palabra: Humanismo.
  2. La vida es un tránsito hacia la búsqueda de un sentido, de una vocación y que dicho transitar es un camino donde se altera el dolor y el bienestar, las caídas con la redención y que los altibajos no son otra cosa que los peldaños para alcanzar el altar de haber actuado con plenitud y dejado obra. (buscar expresión sobre dar).
  3. Qué independientemente de la fe que profesemos el bien y el mal son dos partes indisolubles de vivir; por lo tanto, creer que negando su existencia, mejoramos el mundo; es como edificar una casa sin cimientos. (también buscar otra frase).
  4. Rompió con mis dogmas católicos. Dos aspectos de la novela fueron determinantes; el primero, la interpretación de la historia de Abel, asesinado por su hermano y el resultado del «estigma de Caín» . El segundo, la existencia del dios Abraxas, presentado como una deidad que abarca ambos lados del actuar humano: el bien y el mal.

Edición de Demian que leí en aquella época.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *